Oct
09

Apoyamos a las empresas

No hay nación en Europa que no tenga su propio equipo de Fórmula 1. Eso es así. Equipo ciclista tienen hasta las regiones de poca monta. Murcia, por ejemplo. La Fórmula 1 es otra cosa, es una aspiración de las naciones de verdad. “Nuestro proyecto de identidad nacional impulsa el desarrollo económico”, dije como presidente del Partido Nacionalista Vasco. Es decir, que las ganas de independencia son el faro de nuestra política económica.

Así se explica el éxito de Epsilon Euskadi, uno de los mejores ejemplos de lo grandes gestores que hemos sido, como Partido Nacionalista Vasco, en los últimos 30 años. Decía que necesitábamos un equipo de Fórmula 1 -¿quién no ve esa necesidad?-, así que el Lehendakari Juan José Ibarretxe decidió lanzar uno de sus proyectos estrella (además del Plan): Epsilon Euskadi, una empresa privada que prometía 30 millones de inversión y 200 puestos de trabajo.

Pero para empezar todo el mundo necesita una ayudita. Así que pusimos sobre la mesa más de 40 millones de euros en créditos y ayudas públicas, para que fueran tirando. No escatimamos en recursos. Por ejemplo: la Diputación de Araba, con nuestro Xabier Agirre al frente, apoyó con 1,4 millones de euros a Epsilon, para que hiciera promoción del Territorio.

De forma inexplicable, en tres años de vida Epsilon perdió casi 8 millones de euros. No podía hacer frente al pago de sus créditos. Salió a la luz, además, un aval del Gobierno Vasco para hipotecas de 16 millones de euros. ¿Que el aval era ilegal? Nosotros estamos dispuestos a saltarnos la legalidad con tal de ayudar a las empresas. ¡Faltaría más!

Al final, como avalista, el Gobierno Vasco acordó pagar los 16 millones de euros que debía Epsilon Euskadi. Con el dinero de todos, sí. ¿Pero qué son 16 millones de euros? El éxito de nuestra gestión es incontestable.